POLÍTICA DE CALIDAD

ElectroAldesa, empresa dedicada al “Montaje de instalaciones eléctricas en baja tensión (residenciales, industriales, locales de pública concurrencia y redes de distribución), el montaje de centros de transformación, líneas aéreas y líneas subterráneas de media tensión”, establece como principios fundamentales de su política de calidad los siguientes aspectos:

Asegurar una mejora continua del servicio prestado, satisfaciendo siempre tanto los requisitos solicitados por las partes interesadas así como los reglamentarios y/o legales que sean de aplicación

Que nuestras partes interesadas perciban y aprecien nuestra mejora continuada.

Alcanzar un elevado grado de fidelización de nuestras partes interesadas.

Mantener un sistema de Calidad, basado en la mejora continua, que cumpla con los requisitos legales y de la Norma ISO 9001:2015, así como de los requisitos de las partes pertinentes y que permita mejorar continuamente la eficacia del sistema de gestión de Calidad.

El objetivo de ElectroAldesa, como empresa dedicada a las instalaciones es lograr la plena satisfacción del cliente por medio de una adecuada y eficaz prestación de servicios.

Para conseguir obtener la plena satisfacción del cliente Electroaldesa dedicará todo su esfuerzo en cumplir lo pactado con el cliente, sobre todo en términos de plazo de entrega del servicio y de instalaciones bien ejecutadas. Asimismo, la empresa tratará por todos los medios de fidelizar y consolidar nuestros clientes por medio de la mejora continua.

Paralelamente, se persigue un objetivo claro de desarrollo empresarial como resultado de la conjugación del desarrollo humano, técnico y de calidad.

Por ello, se fomentará la formación de todos los trabajadores para que emprendan nuevas técnicas, nuevas herramientas, nuevas maneras de hacer las cosas, solucionar problemas, tomar decisiones y mejorar los procesos. De esta manera, se conseguirá un equipo humano bien entrenado, preparado, motivado e implicado en la mejora continua.

La organización utiliza la metodología de la evaluación de riesgos de los procesos para prevenir las posibles desviaciones o no conformidades del sistema de gestión de calidad.