CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

A raíz del Real Decreto 235/2013, publicado el 1 de junio de 2013, es obligatorio para alquiler o venta de viviendas y locales comerciales, existentes y de nueva construcción, disponer de un certificado de eficiencia energética. Se trata de un certificado mediante el cual se da a conocer las características energéticas de la vivienda que el arrendatario o el comprador va a adquirir, obteniendo así una calificación con la que se determina la calidad desde un punto de vista energético y de eficiencia del inmueble.

Esta certificación permite obtener una referencia de si la vivienda o el local consume poca energía o la desaprovecha. Una buena calificación energética puede aumentar el valor del inmueble.

¿Que incluye un Certificado Energético?

– Una o más visitas del inspección al inmueble a certificar.
– La utilización de aparataje específico para el cálculo exacto.
– La medición detallada del inmueble.
– Se recopilarán los datos administrativos y catastrales del inmueble, y de los materiales de sus fachadas y cerramientos.
– Se recopilarán los datos del consumo eléctrico y de gas del inmueble durante el último año.
– El cálculo de la eficiencia energética del inmueble antes analizado, que será realizado por nuestro personal técnico titulado, con formación específica.
– La elaboración de un informe en el que se cuantifica y justifica la asignación de la etiqueta energética a la vivienda, local u oficina.
– La proposición de alternativas para la mejora de la etiqueta energética del inmueble en uno o dos grados.
– La entrega al cliente de dos copias del certificado energético que recoge todos los datos anteriores y que es válido para los siguientes diez años.

¿En qué medida perjudica un certificado mal realizado?

Si no se realiza este proceso con exactitud y/o el técnico certificador no cuenta con la formación adecuada, el cálculo de la etiqueta energética no se realizará correctamente y se le asignará a la envolvente del edificio unos valores mucho más desfavorables que los reales.

De hecho, si el certificado no está bien realizado, el resultado obtenido penalizará a su inmueble con una etiqueta que podría haber sido mejor.Además existen sanciones graves si se realiza una inspección y se detecta que el certificado no ha sido bien realizado.

Como resultado de un certificado mal realizado su vivienda adquirirá en el mercado un valor inferior al que merece.

Descarga el folleto e infórmate sin compromiso.