BOMBEO FOTOVOLTAICO

Hoy en día, la tecnología fotovoltaica disponible comercialmente es una alternativa real para su aplicación en diversas tareas agropecuarias. Las aplicaciones más comunes en el sector agropecuario son bombeo de agua, cercos eléctricos, calentadores de agua, congeladores y sistemas de secado de productos agrícolas.

El bombeo de agua, desde la extracción de la misma, hasta su utilización en regadíos, hace que sea una importante aplicación a pequeña escala, sobretodo en comunidades rurales donde no existe suministro eléctrico. Estos sistemas se caracterizan por tener un coste de manteniemiento mínimo, por lo que el único desembolso que hay que realizar es el coste de la instalación.

El bajo impacto ambiental, la fiabilidad, la adaptación a las necesidades del usuario, y la larga duración del sistema son cuatro de sus características más importantes. La operación del sistema es muy sencilla y no requiere de ningún supervisor para su funcionamiento.

El descenso de los precios de los paneles fotovoltaicos hacen que, hoy, el bombeo fotovoltaico sea una tecnología muy competitiva.