SOLAR FOTOVOLTAICA CONEXIÓN A RED

En 2007, con el impulso que el gobierno dio a las energías renovables, especialmente a la solar fotovoltaica tras la publicación de los Reales Decretos 661/2007 y 1578/2008, ELECTROALDESA hizo de esta tecnología de generación eléctrica una de sus principales vías de desarrollo de negocio, instalando cientos de MW a lo largo del todo el territorio nacional, tanto en cubiertas de naves industriales como en suelo, habiendo instalado más de 200MW hasta la fecha, y manteniendo actualmente cerca de 80MW de diversos clientes.

ELECTROALDESA realiza un desarrollo completo del proyecto desde el inicio hasta la entrega del mismo, lo que se conoce como un contrato llave en mano, que abarca desde la redacción de los proyectos de ingeniería y legalización de los mismos, hasta la construcción completa de la planta fotovoltaica, puesta en marcha y posterior operación y mantenimiento de la misma, así como la implantación de sistemas de monitorización de la planta para un seguimiento de correcto funcionamiento. Este contrato de mantenimiento incluye, si el productor lo desea, una labor de asesoría legal que incluye todas las tramitaciones necesarias con las administraciones y organismos involucrados: Ayuntamientos, compañías distribuidoras, representantes de mercado, operador del Sistema REE, ministerio de Industria, Servicios territoriales de Industria y Energía, etc.

ELECTROALDESA invirtió en el desarrollo de estas instalaciones a nivel particular, por lo que desarrolló varias instalaciones para su propia explotación, entre las cuales cabe destacar la planta FV de 2,76MW instalada en Pinoso, a escasos kilómetros de sus oficinas centrales

Desde 2012, el desarrollo de estas instalaciones se frenó de manera radical como consecuencia de la moratoria introducida por el gobierno a través del Real Decreto Ley  1/2012. No obstante, el importante descenso del precio de los principales componentes de las instalaciones, junto con el esfuerzo y voluntad de las empresas del sector y promotores en seguir potenciando este tipo de instalaciones en la lucha hacia un futuro menos dependiente de combustibles fósiles, ha supuesto que el mercado se reactive a través de grandes plantas de conexión a red que venderán su energía directamente a precio de mercado, sin necesidad de ningún tipo de subvención gubernamental.